jueves, 13 de marzo de 2008

Seguridad Laboral

Ya os he hablado del instituto anteriormente y sabéis que no escatiman en gastos. Microondas, lavavajillas, cocina, cafetera exprés... Muchas comodidades. No hace falta mencionar que lo que tienen en un solo laboratorio vale como todos los de mi universidad juntos.

Por suerte no todo son comodidades y aparatos de medida. También piensan en la seguridad de los trabajadores. Os podéis preguntar cómo se preocupa uno por la seguridad de unos físicos teóricos que lo único que hacen todo el día es aporrear un teclado y escribir cosas. Pues se puede. Un ejemplo es lo que hay al lado justo de mi despacho.





Como podéis ver hay un botiquín y un aparato enorme. El botiquín nos podemos imaginar que tiene (o no), pero ¿qué es lo otro? ¿Un cacharro tan grande y que tiene escrito "LIFEPACK"? Si hacemos un zoom lo veremos





En efecto. Un desfibrilador casero. No se si tendrán muchos infartos, pero la verdad, a mi me da tranquilidad. ¿Y si un buen día descubro algo tan interesante que me da un infarto sólo de pensarlo? ¿O tengo tanto trabajo que me tomo 8 cafés seguidos y me da un ataque? Pues nada a "auto-desfibrilarse". Y si no te apetece hacertelo a ti mismo es sencillo: Se lo pides al primero que pase.


Yo
: ¿Oiga señor, me estoy muriendo, sería usted tan amable de electrocutarme?

Científico que pasa por ahí: Claro que sí campeón, ¿cuantos voltios quieres?*


Lo mejor fue cuando le pregunté a uno de los chicos de aquí si les habían dado un curso o algo sobre como usarlo, por que a lo mejor aquí eso se aprende en la escuela, pero a mi me parece raro. Este chaval me dijo que en los 2 años que lleva él aquí no, pero que le han comentado que cuando abres la caja el mismo desfibrilador te dice lo que hacer. Yo, flipado obviamente, busqué otras fuentes y me lo confirmaron, ¡¡el desfribrilador habla!!. Me imagino yo que a alguien aquí le da un infarto -cosa no descartable viendo la edad de algunos visitantes, como el nobel-, y allí yo, como un héroe a desfibrilarlo. Para eso sólo tengo que seguir las instrucciones de un cacharro austriaco.


Yo: Venga, cacharro, ¿cómo lo hago?
Desfibrilador:Was is los?
Yo: Lo cualo?
Desfibrilador: Können Sie einen Arzt rufen?
Yo: Ein?
Desfibrilador:Tsnántsig líter blái-fráis bentín.
Yo: Mejor lo dejamos...

Conclusión, un nobel palmado. Yo creo que lo único razonable que podría hacer el desfibrilador es tener un teléfono y llamar automáticamente a urgencias al abrirlo.


* En inglés claro, lo traduzco por si hay algún hispanoparlante ;)

3 comentarios:

Juanlu dijo...

¡Qué caña!

Was für Cañiten!

Anónimo dijo...

No sueles ser mu gracioso :P pero esta vez has tenio gracia, la verdad que me he reio un monton....

jajajaaj

Daniel Manzano dijo...

Pero bueno. Que fácil es faltar desde el anonimato. ;)