domingo, 23 de noviembre de 2014

Los timos de los iphones de Sim Lim Square, Singapur

Es posible que hayáis oído una noticia reciente sobre Singapur. Un turista vietnamita fue estafado y humillado al intentar comprar un iphone 6 para su novia. Tristemente, esto no es nada inusual por aquí, según parece, y todo suele ocurrir en el mismo sitio, Sim Lim Square. 

Sim Lim Square es un centro comercial tecnológico. Es decir, un edificio enorme, con cuatro plantas donde sólo venden móviles, ordenadores y cosas así. En cuanto llegué a Singapur ya me hablaron de este sitio, y me dieron dos referencias muy distintas. Mi amigo Ulf me dijo que se encuentran cosas muy baratas. Allí había comprado él su monitor. Mi amigo Víctor me dijo que tuviera cuidado, y me habló del caso que os voy a contar. Así pues fui a verlo, y le hice caso a ambos. Allí me compré yo también mi monitor, por lo que yo considero un buen precio, pero fui con todos mis sentidos atentos por si hubiera algún posible timo. 


lunes, 17 de noviembre de 2014

El templo de los 1000 budas (Buddha Tooth Relic Temple)

Como ya dije en mi anterior entrada, la religión mayoritaria en Singapur es el budismo, en sus múltiples facetas. Mi primera impresión es que la gente es bastante religiosa, sobre todo los indúes y los malayos, pero además es bastante supersticiosa. Por todos lados se venden horóscopos y amuletos, y también abundan los centros de reflexología y cosas similares. 

Para la gente que sí es religiosa hay multitud de templos. En Chinatown, por ejemplo, hay uno chino, uno taoista y una mezquita. El chino es el más impresionante. Es el Buddha Tooth Relic Temple

Desde fuera ya se ve que lo han construido conservando el estilo de los templos antiguos. 


viernes, 14 de noviembre de 2014

Carteles cómic en Singapur

Singapur es una ciudad con muchas normas, muchas de ellas muy absurdas. A lo mejor por eso han decidido poner los carteles con un tono de humor, en vez de amenazantes, para no quedar como los más malajes de toda Asia. Sea el motivo que sea, hay muchos carteles con indicaciones y peticiones a modo de cómics. Aquí tenéis unos cuantos. 


Dona sangre a lo Son Goku


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Comidas rarunas asiáticas I: Anchoas fritas

Es por todos sabido que en Asia comen unas cosas muy raras, o al menos raras desde nuestro punto de vista occidental. Así que desde este humilde blog intentaré acercaros poco a poco las comidas que me vayan pareciendo más exóticas. 

Hoy empezaremos con algo no tan raro, por eso de ir poco a poco. El plato elegido se encuentra por todos lados en Singapur, y lo ponen tanto como plato principal como de acompañamiento. La anchoa. 

"En occidente también comemos anchoas" me diréis. Es cierto, pero la costumbre de secarlas es más popular aquí, y la de freírlas y mezclarlas con picante es genuina asiática. 

Las anchoas secas te las ponen a veces en los restaurantes como acompañamiento, o las echan en la sopa. También las puedes comprar en cualquier tiendecilla de barrio.



lunes, 10 de noviembre de 2014

Singapur, el Pequeño Tigre Asiático

Hace ya casi un mes que llegué a Singapur, la ciudad-estado que me acogerá por un año. Este es un destino realmente excitante y aunque hecho bastante de menos Boston creo que me dará bastante de sí. 

Como Singapur es bastante poco conocido mucha gente me pregunta dónde está, qué idioma se habla y cosas así. Por eso he decidido empezar haciendo una pequeña introducción, explicando las cosas que me parecen más relevante.

viernes, 31 de octubre de 2014

Crónicas cubanas II. Tour por La Habana

El segundo día de turismo en La Habana decidimos ir primero a la universidad, que estaba cerca del hotel. Por defecto profesional me gusta visitar las universidades de los sitios que visito, si son interesantes. La Universidad de La Habana es bastante prestigiosa, sobre todo en medicina, y viene a ser una isla de calidad educativa en la zona. 

Los edificios son muy bonitos, y está bastante más cuidado que el resto de la ciudad. El campus no es muy grande y conserva el estilo antiguo. Fue fundada en el siglo XVIII por los frailes dominicos con la autorización de Felipe V.