domingo, 23 de noviembre de 2014

Los timos de los iphones de Sim Lim Square, Singapur

Es posible que hayáis oído una noticia reciente sobre Singapur. Un turista vietnamita fue estafado y humillado al intentar comprar un iphone 6 para su novia. Tristemente, esto no es nada inusual por aquí, según parece, y todo suele ocurrir en el mismo sitio, Sim Lim Square. 

Sim Lim Square es un centro comercial tecnológico. Es decir, un edificio enorme, con cuatro plantas donde sólo venden móviles, ordenadores y cosas así. En cuanto llegué a Singapur ya me hablaron de este sitio, y me dieron dos referencias muy distintas. Mi amigo Ulf me dijo que se encuentran cosas muy baratas. Allí había comprado él su monitor. Mi amigo Víctor me dijo que tuviera cuidado, y me habló del caso que os voy a contar. Así pues fui a verlo, y le hice caso a ambos. Allí me compré yo también mi monitor, por lo que yo considero un buen precio, pero fui con todos mis sentidos atentos por si hubiera algún posible timo. 





El sitio es muy popular también entre los turistas. Hay que tener en cuenta que en algunos países vecinos, como Malasia y Vietnam, la tecnología no está tan accesible como en Singapur. Por eso mucha gente viene casi exclusivamente a comprar móviles. 

Por dentro es un poco caótico, con infinidad de tiendas y alguna gran superficie. Muchos vendedores te abordan cuando andas y te incitan a entrar en su tienda. Además en algunas tiendas se puede regatear, cosa muy usual en Singapur. 




Y aquí fue donde sucedió esta historia, y bastantes otras por desgracia. Un turista vietnamita acudió a una de las tiendas del complejo, Mobile Air, para comprarle un iphone 6 a su novia como regalo de cumpleaños. Pagó 950$ por él. Después de pagar los vendedores le dijeron que tenía que paga 1500$ más por un seguro, y que si no pagaba no se podía ir. El turista se vino abajo. Les explicó que él es un  trabajador de una fábrica, que gana 200$ al mes, y que llevaba mucho tiempo ahorrando para poder regalarle el iphone a su novia. Los vendedores se niegan a devolverle el dinero. El turista desesperado se arrodilla y les suplica, y los vendedores no sólo no le devuelven el dinero, sino que le graban en vídeo y lo suben a youtube. Se pueden oír incluso las risas de los vendedores mientras el pobre hombre les suplica. Podéis ver el vídeo aquí, yo me niego a incluirlo en el post. 

Al final, llamaron a la asociación de consumidores de Singapur y a la policía y consiguieron un reembolso de 500$. Como los turistas se iban en dos días prefirieron aceptar ese pequeño reembolso a perder todo el dinero. 

Tristemente no es lo único que ha ocurrido en Sim Lim Square. Al día siguiente del incidente con el turista vietnamita, una estudiante extranjera de 19 años fue también estafada en otra tienda, Mobile 22. En este caso la estudiante aceptó contratar un seguro para su móvil por 39.90$, o eso pensaba ella. Ocurría que el vendedor estaba ocultando en el contrato que eran 39.90$ al mes, por lo que inmediatamente le cargaron 1500$ en su tarjeta de crédito. 

Juntas, estas dos tiendas han tenido 35 reclamaciones entre Agosto y Octubre. 

Por suerte, no son todo malas noticias. El turista vietnamita recuperó su dinero, y pudo incluso obtener beneficios. Al hacerse popular el vídeo donde lo humillaban un grupo de Singapurienses decidió recaudar dinero para devolverle lo perdido. Lo hicieron mediante crowfunding en indiegogo y han recaudado ya más de 12.000$. El afectado afirma que no aceptará ese dinero, ya que un singapuriense anónimo ha accedido a devolverle los 500$ que le faltaban

En el caso de la estudiante no ha habido devolución, que yo sepa. Sin embargo, la tienda ha sido cerrada por las autoridades. Al parecer la policía fue y se llevó todos los datos de contabilidad, debido al alto número de reclamaciones que tiene la tienda. Ya veremos en que acaba la cosa.





En definitiva, Singapur es una ciudad tremendamente segura, casi sin violencia ni asesinatos. Sin embargo la protección del consumidor deja bastante que desear. Así que si venís por aquí no dejéis de ver Sim Lim Square, que es muy interesante, pero mucho ojo con lo que compráis y, sobre todo, con lo que firmáis.