lunes, 31 de marzo de 2008

martes, 25 de marzo de 2008

Campo de Baloncesto de Máxima Seguridad

Una cosa muy chula de Viena es que hay zonas deportivas en medio mismo de la ciudad. Principalmente son campos de baloncesto o similar puestos en la acera y de libre acceso. Así los chavales puede practicar deporte a cualquier hora, sin tener que pagar, ni reservar ni nada. Eso sí son medidas para fomentar el ocio sano y no andar criticando el botellón.





Como se puede ver en las fotos el recinto está protegido por una estructura metálica. Esto tiene mucho sentido para evitar que el balón salga al exterior y provoque un accidente o algo similar. Sin embargo en este campo en concreto creo que se han pasado un poquitín. ¿No os parece?




Visto desde fuera parece casi más una cárcel que un campo de baloncesto. De hecho tuve que acercarme mucho para saber lo que era. Las puertas estaban abiertas, pero da la impresión de que ahí llevan a los presos a jugar. Desde luego es complicado que salga la pelota o Scofield de ahí.



sábado, 22 de marzo de 2008

Arte en las calles de Viena


video









video






video



PS: He colgado vídeos más largos en youtube. De la marioneta y los breakdanceros. No los he puesto aquí porque son muy largos y no quería hacer el post muy pesado. El que quiera verlos están aquí y aquí.

domingo, 16 de marzo de 2008

La nota discordante

Como ya habréis visto en post anteriores Viena es una ciudad muy clásica en la arquitectura. Los edificios parecen monumentos aunque se traté sólo de simples casas, y por todos lados abundan las esculturas, los capiteles, ... Sin embargo hay al menos un edificio que rompe la armonía de la ciudad y le da un toque modernista. Se llama Hundertwasserhaus.






Como podéis apreciar no es muy clásico. Pues sorprendentemente se trata de un simple edifico de casas, no es un museo ni nada por el estilo. Simplemente han intentado darle un nuevo color a la ciudad.






Al pie del mismo hay varias cafeterías y tiendas intentando sacar provecho de la fama del edificio. En los portales del mismo hay carteles pidiendo por favor que no se entre, que el trasiego de turistas es insoportables. ¿Os imagináis vivir en un edificio famoso? En la zona de alrededor del edificio también hay construcciones curiosas.






En la foto siguiente se puede ver como contrasta el edificio con la sobriedad propia de Viena. Comparadlo con el edificio de al lado.






La verdad es que merece la pena visitarlo, contrasta mucho con el resto de la ciudad.








Hundertwasser dijo: “Un pintor sueña con casas y una buena arquitectura, en la cual el hombre sea libre y se haga realidad este sueño”.

jueves, 13 de marzo de 2008

Seguridad Laboral

Ya os he hablado del instituto anteriormente y sabéis que no escatiman en gastos. Microondas, lavavajillas, cocina, cafetera exprés... Muchas comodidades. No hace falta mencionar que lo que tienen en un solo laboratorio vale como todos los de mi universidad juntos.

Por suerte no todo son comodidades y aparatos de medida. También piensan en la seguridad de los trabajadores. Os podéis preguntar cómo se preocupa uno por la seguridad de unos físicos teóricos que lo único que hacen todo el día es aporrear un teclado y escribir cosas. Pues se puede. Un ejemplo es lo que hay al lado justo de mi despacho.





Como podéis ver hay un botiquín y un aparato enorme. El botiquín nos podemos imaginar que tiene (o no), pero ¿qué es lo otro? ¿Un cacharro tan grande y que tiene escrito "LIFEPACK"? Si hacemos un zoom lo veremos





En efecto. Un desfibrilador casero. No se si tendrán muchos infartos, pero la verdad, a mi me da tranquilidad. ¿Y si un buen día descubro algo tan interesante que me da un infarto sólo de pensarlo? ¿O tengo tanto trabajo que me tomo 8 cafés seguidos y me da un ataque? Pues nada a "auto-desfibrilarse". Y si no te apetece hacertelo a ti mismo es sencillo: Se lo pides al primero que pase.


Yo
: ¿Oiga señor, me estoy muriendo, sería usted tan amable de electrocutarme?

Científico que pasa por ahí: Claro que sí campeón, ¿cuantos voltios quieres?*


Lo mejor fue cuando le pregunté a uno de los chicos de aquí si les habían dado un curso o algo sobre como usarlo, por que a lo mejor aquí eso se aprende en la escuela, pero a mi me parece raro. Este chaval me dijo que en los 2 años que lleva él aquí no, pero que le han comentado que cuando abres la caja el mismo desfibrilador te dice lo que hacer. Yo, flipado obviamente, busqué otras fuentes y me lo confirmaron, ¡¡el desfribrilador habla!!. Me imagino yo que a alguien aquí le da un infarto -cosa no descartable viendo la edad de algunos visitantes, como el nobel-, y allí yo, como un héroe a desfibrilarlo. Para eso sólo tengo que seguir las instrucciones de un cacharro austriaco.


Yo: Venga, cacharro, ¿cómo lo hago?
Desfibrilador:Was is los?
Yo: Lo cualo?
Desfibrilador: Können Sie einen Arzt rufen?
Yo: Ein?
Desfibrilador:Tsnántsig líter blái-fráis bentín.
Yo: Mejor lo dejamos...

Conclusión, un nobel palmado. Yo creo que lo único razonable que podría hacer el desfibrilador es tener un teléfono y llamar automáticamente a urgencias al abrirlo.


* En inglés claro, lo traduzco por si hay algún hispanoparlante ;)

domingo, 9 de marzo de 2008

Mercado de Pascua

Como desde que volví de Granada he estado muy liado con el trabajo no he hecho mucho turismo ni dedicado tiempo a comentar cosas de Viena en el blog. La verdad es que debería salir más y sobre todo ir más atento, porque en cualquier momento se pueden ver cosas curiosas. Un ejemplo son los mercados que se han puesto por el centro para celebrar la pascua. Los encontré por casualidad, buscando un sitio para almorzar, y la verdad es que merece la pena verlos.





Como podéis ver están plagados de gente y en ellos se venden mucha artesanía






..., huevos de pascua





..., comida artesana





..., algún que otro huevo de pascua































..., chocolate





... y como no, los auténticos y genuinos ¡¡huevos de pascua!! -había un montón os lo prometo-





También había sitios para comer, entre ellos una tienda de Bertzels. Para el que no lo sepa son unos lazos de pan tiernos con sal muy típicas de Austria y Alemania. En Estados Unidos también las comen, pero son más duros, rollo picos, y están bastante malos. Sin embargo aquí están muy ricos.



En este puesto en concreto los había de muchos tipos, además de los tradicinales. Con chocolate y almendras, chocolate y coco, de bizcocho, con queso (pizza-bretzels se llamaban) y unos más grandes llamados party-bretzels (aquí tienen unas fiestas muy raras por lo que parece). Yo me decanté por probar el grande, que al fin y al cabo era uno normal, y uno de chocolate con almendras. Ambos estaban riquísimos. Podéis haceros una idea por el aspecto: